Al fin llegó el gran día, y la carrera fue todo y más. Con una inscripció récord de 20.287 corredores, la edición número 39 pasará a la historia como la carrera de maratón más multiduinaria de la historia, colocando a la capital catalana entre los cinco maratones europeos más
importantes. Antes de la salida los participantes hacían ejercicios de calentamiento y concentración.

Llegada de participantes a la esplanada de la Av. María Cristina

Ejercicios de calentamiento antes de la salida

Equipos de soporters ayudaron a conseguir el sueño de correr la prueba en condiciones especiales

La prueba se ha inició a las 8,30h. puntualmente, con un día inmejorable para afrontar los 42,195 Km. de recorrido.

El público esperaba ansioso la salida

Los participantes con silla de ruedas salen adelantados al resto

…y llegó el gran momento

la salida de los corredores


la carrera transcurre por lugares emblemáticos de Barcelona como la Pedrera,

el Passeig de Gràcia,

o la Sagrada Familia, entre otros. Los 52 puntos de animación han dado alas a los participantes y han
convertido la ciudad en toda una fiesta ciudadana viviendo de cerca el
atletismo y apoyando a los maratonianos.

El vencedor masculino, el Etíope Safir ha ganado con un tiempo de 2:09:3, la novena mejor marca de esta prueba, seguidos de los kenianos Albert Korir 2:10:08; y Jafred
Chirchir Kipchumba 2:10:23

En féminas, la keniana Valary Jemely con unn tiempo de 2:25:26; ha pulverizado el anterior récord en más de un minuto que se resistía desde 2012 y que ostentaba Emily Chepkomy Samoei con un tiempo de 2:26:52.
El primer español en meta ha sido Fran España en
decimoquinta posición 2:18: 38, y Marisa Casanueva se ha situado como primera
española y cuarta mujer de la prueba con un gran 2:34:57


Llegada de los maratonianos

Descanso final y refrigerio, antes de volver el próximo año.

Este maratón hoy ha
inscrito con letras de oro una jornada para recordar, con dos récords que se
perseguían desde hacía muchos años, el de participación, superando por primera
vez los 20.000 inscritos y el femenino, que se resistía desde 2012.

Texto y fotos: Albert Loaso