Este domingo día 6 de octubre, y con una gran presencia de público se inició la ronda final del Trofeo de la FEI para saltos de caballos.

Esta final estaba formada por ocho equipos, clasificados anteriormente: Suiza, Alemania, Italia, Irlanda , Suecia, Colombia, Francia y Bélgica

El circuito era muy difícil, con una longitud de 510 metros, 13 obstáculos y 17 esfuerzos, con un tiempo permitido de 77 segundos y un máximo de 154 segundos, cabe destacar en la mitad del recorrido un doble salto y la calle final con el triple salto, un tranco y un salto.

Con este circuito se presentaba poco probable puntuaciones de 0, sólo tres de los primeros dieciseis participantes lograron el cero, al finalizar la primera manga Bélgica iba en cabeza.

Pero en la segunda manga el equipo de Irlanda consiguió un cero por parte de Clan O’Connor, que junto al cero de la primera manga de Paul O’shea y el uno de Darragh Kenny, permitieron sumar un solo punto al equipo, mientras que Bélgica que era la última participante en pista, perdió su puesto de favorita por el once de Gregory Wathelet, al salir fuera de trazado el caballo, y tener que tener que acabar con esta fuerte penalización.

Un día para recordar para el equipo de Irlanda, ya que no sólo consiguió el trofeo internacional de la FEI, sino que también logró la última plaza en juego para participar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Texto: Martí Plana / Pictures: Albert Loaso